+593 2 3820750 / +593 4 2287605

El art. 198 de la Ley de Compañías establece lo siguiente: “Cuando las pérdidas alcancen al cincuenta por ciento o más del capital suscrito y el total de las reservas, la compañía se pondrá necesariamente en liquidación, si los accionistas no proceden a reintegrarlo o a limitar el fondo social al capital existente, siempre que éste baste para conseguir el objeto de la compañía.”

El citado cuerpo legal recoge de manera particular esta causal de disolución. Por su parte, el numeral quinto del art. 377, indica que “La o el Superintendente, o su delegado, podrá, de oficio, declarar disuelta una compañía sujeta a su control y vigilancia cuando:
[…]5. La compañía tenga pérdidas que alcancen el 60% o más del capital suscrito y el total de las reservas; […]”

Cabe mencionar que existe una inconsistencia entre lo indicado en el art. 198 (50%del capital suscrito) y en el numeral 5) del Art. 377 (60%del capital suscrito); no obstante, la autoridad societaria, para el caso de una sociedad ecuatoriana, considera el porcentaje mayor para realizar el cálculo correspondiente.

La junta general de accionistas deberá tomar u ordenar las medidas necesarias para reintegrar o limitar el fondo social al capital existente. Si tales medidas no se adoptan dentro del plazo notificado mediante oficio por la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros (SCVS), esta dispondrá la disolución de la sociedad. Se exceptúa de lo mencionado a las compañías durante sus tres primeros ejercicios económicos.[1] Esta excepción brinda estabilidad a sociedades que inician actividades, que poseen capitales mínimos, que no mantienen reservas y que fácilmente pueden sufrir pérdidas que las coloquen en la causal comentada.

En el caso de sucursales de compañías extranjeras, se les puede revocar su permiso de operación si registran pérdidas equivalentes a más del 50% de su capital suscrito, y no lo aumentaren dentro del plazo concedido por la o el Superintendente (o su delegado para tal efecto). Como se puede apreciar, a diferencia de las compañías nacionales, el porcentaje es únicamente del 50% y no se hace mención expresa a las reservas para el cálculo de esta causal.

Para superar esta causal de disolución, las opciones usualmente utilizadas son:

  • Que se aumente el capital suscrito de la compañía: con esta opción, se pretende alcanzar un capital mayor que permita a la compañía salir de la causal de disolución; no obstante, el nivel de pérdidas se mantendría, por lo cual, si la empresa sigue generando pérdidas, tendría que incrementar constantemente su capital suscrito;
  • Que los accionistas realicen aportes con los cuales se absorberían pérdidas;
  • Que se utilicen las reservas de la compañía para absorber pérdidas; y,
  • Que se disminuya el capital de la compañía y absorber pérdidas por el mismo valor con el valor disminuido.

Para superar la causal, las pérdidas pueden eliminarse o disminuirse a través de su absorción con:

  • Aportes enviados por los accionistas: los accionistas hacen dichos aportes, pero no reciben acciones, como sí sucede cuando se incrementa el capital. Con sus aportes solo consiguen mejorar la situación patrimonial de la empresa reduciendo o eliminando las pérdidas.
  • Reservas: si la empresa tiene reservas, pueden ser utilizadas para absorber pérdidas; y, si las mismas son de orden legal, cuando la empresa vuelva a generar utilidades, deberá reponerlas.
  • Con valores provenientes de la disminución del capital de la compañía: la SCVS aprobará una disminución siempre que el nuevo capital le permita a la compañía cumplir adecuadamente su objeto social; para el efecto, la autoridad hará un análisis de los índices de liquidez, capital de trabajo y rentabilidad de la empresa.

[1] Esta excepción no aparecía previamente en la Ley de Compañías y fue introducida por la Ley Orgánica para Optimización y Eficiencia de Trámites Administrativos de 23 de octubre de 2018, misma que trajo varias reformas a la Ley de Compañías.

Escrito por: Dr. Diego Klier

Editado por: Ab. Isabell Jaramillo

Este boletín es de autoría de Fabara y Compañía Abogados, cumple con un objetivo meramente informativo y no corresponde a una opinión legal, ni puede ser usado como asesoría.